maria_231006.jpgCafé Babel nos ofrecía hace meses la historia de María Wittner, que nos muestra el lado más humano de la insurrección húngara. Es el retrato de una mujer que luchó por la libertad y que, tras el fracaso de la Revolución de 1956, fue condenada a la pena de muerte y estuvo doce años en la cárcel.

“María Wittner no se siente libre. Ni siquiera a día de hoy. Esta mujer de 69 años de edad señala hacia una ventana, en el ático de un edificio en el centro de Budapest. El 23 de octubre de 1956, en ese mismo lugar, ayudó a sus compañeros en el asalto a la radio estatal. El día que la convirtió en una luchadora por la libertad fue ya hace 50. La batalla no ha terminado todavía. Según ella, Hungría aún no es libre, pues las mentiras de los políticos lo impiden. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios