sarkozy355×277.jpgLes recomiendo este artículo de Álvaro Vargas LLosa publicado en el diario Abc. Por su temática y la forma de tratarla, me ha parecido oportuno reproducirlo en su totalidad:

El problema no es Nicolás Sarkozy, flamante presidente electo de Francia. El problema es el país que lo ha elegido. Sarkozy sabe lo que hay que hacer para rescatar a Francia de la ilusión socialista, en la cual lleva viviendo demasiado tiempo bajo gobiernos tanto de izquierda como de derecha, y de la mentalidad nacionalista que explica gran parte de su declive. Pero la pregunta es: ¿están los franceses dispuestos a hacer lo necesario para revertir esa decadencia o harán de Sarkozy otra oportunidad perdida?

Matthew Parris, uno de los mejores analistas británicos, piensa que Francia no está preparada para Sarkozy. En un reciente artículo publicado en el «Times» de Londres, escribió que, a pesar de su frustración por el estancamiento económico, el desempleo, los guetos sociales que bullen alrededor de las grandes ciudades y la proliferación de bandas juveniles, los franceses no están listos para el «salto emocional» que supone reformar un sistema bajo el cual los ciudadanos están acostumbrados a depender del Estado antes que de sí mismos.
«No creo que Francia esté preparada», sostiene Parris. «No olfateo en el ambiente de la Francia profunda (aunque sí empiezo a hacerlo en el urbano París) esa sensación palpable de haber llegado al final del camino. Los cambios que Francia deberá abrazar serán traumáticos. El dolor será intenso… Nosotros, los británicos, lo descubrimos con la llegada del thatcherismo. Pero aun en la hora más baja del primer mandato de Thatcher… casi nunca se oyó que alguien propusiera regresar al pasado. En 1979, teníamos la sensación de haber quemado las naves detrás nuestro, y de haberlo querido así». Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

La década de Blair

mayo 12, 2007

images5.jpgReproduzco íntegramente un artículo de Anthony Giddens -sociólogo británico, autor de “La tercera vía: la renovación de la socialdemocracia”– que publica hoy ElPaís. Trata, como bien se aprecia en el título, el adiós del premier británico Tony Blair haciendo un breve repaso de su estancia en el número 10 de Downing Street.

Parece que fue ayer… El 4 de mayo de 1997, un grupo de amigos organizamos (y financiamos) una fiesta callejera en Londres para celebrar la victoria laborista. En ella estuvieron muchos futuros miembros del nuevo gobierno. Tony Blair y Cherie, su esposa, no vinieron, con la comprensible disculpa del agotamiento tras la tensión de los días anteriores. No fue una celebración llena de júbilo como la explosión de banderas que se produjo posteriormente, cuando los Blair se trasladaron al número 10 de Downing Street. Lee el resto de esta entrada »