churchill-art.jpgEn mi recopilación de textos sobre Sebastian Haffner y sus obras les recomiendo el de Juan Antonio González Fuentes en OjosDePapel. Fue publicado hace menos de un mes, y analiza la biografía de Winston Churchill escrita por el periodista alemán. Para leer el texto completo, pulsa aquí.

Anuncios

chirac.jpg El País publicó hace unos días este artículo de Tony Judt sobre el presidente francés saliente. En medio de tanta alabanza a Sarkozy, a la que va unido un claro desprecio a los años de Jacques Chirac, este historiador, autor de “Postguerra” y director del Remarque Institute de la Universidad de Nueva York, nos ofrece una visión algo distinta. Soy de los que opina que el nuevo presidente francés es una gran esperanza para su país y para Europa. También pienso que el periodo de Chirac ha sido notablemente negativo para Francia. Sin embargo, textos como los de Judt nos permiten valorar al mismo tiempo los aspectos positivos del mismo. Espero que el texto les resulte interesante:

Es fácil minusvalorar a Jacques Chirac. El pasado domingo, los franceses eligieron a su nuevo presidente, Nicolas Sarkozy, y el actual, de 74 años, abandonará pronto la escena sin que nadie lamente su marcha. Tras una carrera política que ha durado casi 50 años, en los que fue alcalde de París, primer ministro (en dos ocasiones) y presidente durante los últimos 12 años, Chirac parece haber conseguido pocas cosas. Como alcalde (1977-1995) registró un aumento constante -aunque insignificante para los niveles de Estados Unidos- de la corrupción y los sobornos municipales. Como presidente, abandonó sus reiteradas promesas de ocuparse de los fallos en las leyes laborales y los servicios sociales ante las protestas callejeras. Y ha hecho poco por abordar el problema de las minorías y las ansiedades de los jóvenes franceses. La necrológica política de Chirac se está escribiendo a ambos lados del Atlántico en términos nada halagüeños. Lee el resto de esta entrada »

1jan1411ac_001.jpg“No es que no queramos un Tratado Europeo, no queremos ése Tratado Europeo, que han rechazado varios pesos pesados de la Unión Europea. El argumento es multidireccional. No vemos una Europa sin un país como el Reino Unido, que rechaza el tratado, o como Holanda. No es una cuestión de efectividad, es más de balance de poder, de influencia, de proporcionalidad entre grandes y pequeños. Por eso nos inclinamos más por ese «minitratado» que propone Alemania. Además creemos -sonríe de nuevo- que es demasiado largo. ¿Cree usted que alguien se lo ha leído entero? Y sin embargo lo han votado. Yo lo he hecho, lo he leído -tres veces- y sigo pensando que es demasiado extenso. En serio -dice y vuelve de nuevo el político- lo realmente importante para Europa es su competitividad en el mundo, y eso, no nos engañemos, sin el Reino Unido, u Holanda u otros, no es posible”.