guy_moquet.jpgEl nuevo presidente francés prometió durante las pasadas elecciones que iba a recuperar la grandeza nacional para Francia. No cabe duda de que, en esa amplia tarea, juega un papel fundamental la identidad, el recuerdo de un pasado glorioso y heroico. Sarkozy ha recurrido a la Historia en numerosas ocasiones para devolver a los franceses su orgullo, y no ha dudado -esto es un buen ejemplo para la ideologizada y vieja Europa- en tomar personajes de todos los colores políticos. Con motivo del homenaje del presidente de Francia al joven comunista Guy Moquet, El País ha publicado este artículo:

Nicolas Sarkozy, el nuevo presidente francés, gusta de los símbolos del pasado. Y especialmente si escapan del espectro de referencias que se le supone a un político conservador. Sus mejores discursos están llenos de Historia, de gestas patrióticas. Arrancó la campaña electoral robándole a la izquierda a dos de sus principales héroes: Jean Jaurès, el gran patriarca del socialismo, y Leon Blum, el hombre del Frente Popular. Y ha comenzado su mandato revistiéndose del espíritu de la Resistencia al invasor nazi y reclamando el espíritu de Guy Moquet.

Su visita al monumento de la Cascada del Bosque de Boulogne, donde fueron asesinados 35 resistentes en 1944, tan sólo una semana antes de la liberación de París, fue todo un golpe de efecto. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios