guy_moquet.jpgEl nuevo presidente francés prometió durante las pasadas elecciones que iba a recuperar la grandeza nacional para Francia. No cabe duda de que, en esa amplia tarea, juega un papel fundamental la identidad, el recuerdo de un pasado glorioso y heroico. Sarkozy ha recurrido a la Historia en numerosas ocasiones para devolver a los franceses su orgullo, y no ha dudado -esto es un buen ejemplo para la ideologizada y vieja Europa- en tomar personajes de todos los colores políticos. Con motivo del homenaje del presidente de Francia al joven comunista Guy Moquet, El País ha publicado este artículo:

Nicolas Sarkozy, el nuevo presidente francés, gusta de los símbolos del pasado. Y especialmente si escapan del espectro de referencias que se le supone a un político conservador. Sus mejores discursos están llenos de Historia, de gestas patrióticas. Arrancó la campaña electoral robándole a la izquierda a dos de sus principales héroes: Jean Jaurès, el gran patriarca del socialismo, y Leon Blum, el hombre del Frente Popular. Y ha comenzado su mandato revistiéndose del espíritu de la Resistencia al invasor nazi y reclamando el espíritu de Guy Moquet.

Su visita al monumento de la Cascada del Bosque de Boulogne, donde fueron asesinados 35 resistentes en 1944, tan sólo una semana antes de la liberación de París, fue todo un golpe de efecto. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

234px-ue_turk1.pngAunque parece que de momento las aguas de la política turca han vuelto a su cauce, me gustaría continuar con el repaso a la situación de ese país. En esta ocasión abandono la recopilación de artículos sobre la crisis presidencial de abril-mayo para abordar, también mediante la recomendación de otros escritos, la cuestión de la integración de Turquía en la Unión Europea. Todos los enlaces que voy a ofrecer a continuación tienen la característica común de ser bastante proturcos. Yo no estoy totalmente de acuerdo con lo que dicen, aunque en algunas cosas coincido. De todas maneras espero escribir mi propio artículo sobre estos asuntos en breve.

– Vuelvo a recurrir al blog de Pablo Gijón –Turquía: la puerta entre Oriente y Occidente– para recomendarles un escrito que publicó con motivo de las negociaciones del diciembre pasado entre los representantes turcos y la Unión: “Turquía: otra vez en la encrucijada…”. En este mismo blog también traduce al castellano dos artículos más: Etyen Mahçupyan escribió “¿Quién necesita a quién?” para diario Zaman ; y Yusuf Kanli, en Turkish Daily News, “¿Es Turquía demasiado musulmana para Europa?”

– También en diciembre de 2006, Francisco Veiga publicaba en su blog otro artículo interesante: “Unión Europea: Turquía o barbarie”.

– Por último recomendar un escrito de Margot Wallström, vicepresidenta de la Comisión y comisaria de relaciones institucionales y estrategia de la comunicación en la UE, publicado en La voz de Asturias: “Turquía debe pertenecer a la UE”.

images7.jpgTodavía no he tenido tiempo de comentar la que,a mi juicio,es la mejor obra de Sebastian Haffner:“Anotaciones sobre Hitler”. Espero comenzar a hacerlo en breve, pero de momento les recomiendo el artículo del profesor Antonio Sánchez García, publicado hace un mes en la Revista Tangente y en el blog Escritos Profanos. Para leerlo pulsen aquí.

(1912-1989) Militar de carrera e historiador, Király combatió en la Segunda Guerra Mundial y al finalizar esta se integró en el Ejército Popular húngaro, en donde alcanzó el grado de teniente general y fue miembro de Estado Mayor. En 1951 cayó en desgracia y, acusado injustamente, fue procesado y condenado a muerte, pena que se le conmutó por la de cadena perpetua. En 1956 quedó en libertad. En el levantamiento popular de otoño de 1956 se sumó a los insurrectos y fue comandante de las fuerzas armadas de Budapest y de la Milicia Nacional. Con la derrota de la insurrección se exilió en los Estados Unidos y entre 1968 y 1982 fue profesor universitario en diferentes centros superiores estadounidenses. En 1989 regresó a Hungría. Entre sus publicaciones destaca, por sus aportaciones autobiográficas y documentales, especialmente significativas en el caso del levantamiento de octubre y noviembre de 1956, el libro “Honvédségböl néphadsereg” (“Del Ejército Nacional Húngaro al Ejército Popular), Budapest, Co-Nexus, 1986. Lee el resto de esta entrada »

(1917-1958) Militar de carrera que, durante la Segunda Guerra Mundial, había caído prisionero de los soviéticos. Rápidamente se convirtió en partisano y luchó en territorio eslovaco contra los alemanes. Al terminar la guerra fue nombrado comandante de un batallón acorazado. Ascendido a teniente coronel entre 1947 y 1949, mandó la guardia personal del Presidente de la República. Se incorporó entonces al Ministerio de Defensa como jefe de Departamento. Al producirse el levantamiento popular de octubre de 1956 se pasó a los insurrectos y destacó al frente de los defensores del Cuartel de Kilián. Como dirigente destacado de la insurrección, el 31 de octubre se convirtió en comandante de las fuerzas armadas unificadas revolucionarias, el denominado “Comité de la Milicia Revolucionaria”. El 1 de noviembre el Gobierno de Imre Nagy lo nombró Viceministro de Defensa. Formó parte de la comisión del Gobierno húngaro encargada de negociar con las autoridades soviéticas el fin de su intervención armada y la retirada del Ejército Rojo de Hungría. En la noche del 3 de noviembre, en el momento de iniciarse las conversaciones en Tököl, fue detenido por agentes de la KGB. Condenado a muerte en el proceso contra el grupo de Nagy, Maléter fue ejecutado el 16 de junio de 1958. Sobre este personaje y su tiempo publicó Miklós Horváth un libro en 1995: Maléter Pál, Budapest, Osiris-Századvég Kiadó, 1956-os Intézet. Lee el resto de esta entrada »

El laberinto turco III

mayo 15, 2007

izmir_wideweb__470×2910.jpgPresento la tercera -espero que última- de las recopilaciones de artículos en torno a la última crisis presidencial turca. A pesar de que continúan produciéndose manifestaciones de la oposición kemalista -la última ayer mismo en İzmir (Esmirna)-, la situación tiende a calmarse. No obstante, es esta una tranquilidad engañosa: todo volverá a estallar con las elecciones del próximo 22 de julio. La cuestión presidencial, gane quien gane, saldrá otra vez a la palestra; tal vez entonces me vea obligado a publicar el cuarto laberinto turco. De momento les dejo con estos escritos:

Andrés Mourenza, periodista que en la actualidad reside en Estambul, publicó en Noticias desde Turquía cuatro artículos consecutivos bajo el título “Esperando a Erdogan: ¿conflicto religión-laicismo o lucha de poderes fácticos?”.

Pablo Gijón, astuariano casado con una ciudadana turca y experto en cuestiones otomanas, escribió en Turquía: la puerta entre Oriente y Occidente los siguientes artículos: “Comienza la carrera para las elecciones presidenciales turcas”, “Erdoğan nombra a Abdulá Gül candidato de su partido a la presidencia de Turquía”, Más de un millón de turcos se manifiestan en Estambul a favor del laicismo, “El Parlamento de Turquía aprueba adelantar las elecciones al 22 de julio”, “Gül retira su candidatura a la presidencia tras el fracaso de la votación parlamentaria”, “Decenas de miles de turcos cambian la fecha de sus vacaciones para poder votar en las generales del 22 de julio”, “El Parlamento turco da luz verde al sistema directo para elegir al presidente” y “Más de un millón de personas se manifiestan en İzmir por la Turquía laica”.

Para leer la primera recopilación de “El laberinto turco” pulsa aquí.

Para leer la segunda recopilación de “El laberinto turco” pulsa aquí.

(1893-1977) Militante comunista desde los primeros tiempos, había pasado los años de entreguerras en el exilio. Terminada la Segunda Guerra Mundial se dedicó a la diplomacia: fue embajador en Belgrado de 1947 a 1949; en París, de 1949 a 1954, y en Varsovia, de 1955 a 1956. En el momento de la revolución era miembro del Comité Central del Partido y el 1 de noviembre formó parte de la comisión gestora del nuevo partido de Kádár, el Partido Socialista Obrero Húngaro. Fue Zoltán Szántó quien negoció con el embajador yugoslavo en Budapest la entrada del grupo de Nagy en dicha legación diplomática. Por sus vínculos con el grupo también terminó recluido en Rumania junto a Nagy y sus compañeros, pero finalmente no fue procesado y se retiró de la política. Lee el resto de esta entrada »