Este artículo se inserta dentro del conjunto de recopilaciones que estoy haciendo en torno a los diarios de Viktor Kemplerer. Para leer el artículo anterior pulsa aquí.

Elección del rector: después de muchas intrigas fue elegido Reuther por segunda vez, y Gehrig quedó eliminado. Ha sido un asunto sucio, una maniobra contra nuestro departamento. A pesar d epertenecer a la “comisión del cuchicheo”, interiormente me quedé casi impasible. Igual de poco me importó que ayer por la tarde (reunión del departamento) eligiesen decano a Beste.

(…) Con el Dresdner NN tengo apalabradas dos menudencias. Menudencias (Centenario de Stendhal, Nueva España), pero que también lleva su tiempo. Además, preparar las clases, que siempre me cuesta trabajo, y la pesadilla de las faenas caseras (encender estufas, limpiar el polvo, secar la vajilla…; un tiempo precioso. (…) Ayer por la tarde estuvieron en casa Liesel Sebba (ha envejecido) y los jóvenes Köhler. De vez en cuando vienen a casa por la tarde los amigos de siempre. El 3 de enero castraron a Nickelchen, y ahora los dos gatos pasan mucho tiempo juntos. A veces tengo la impresión de que son lo único que alegra de verdad a Eva y que la mantiene firmemente vinculada a la vida.

Bibliografía:

[1] Quiero dar testiminio hasta el final: diarios 1933-1941; Viktor Kemplerer – Barcelona – Galaxia Gutenberg – 2003.

Para leer el siguiente escrito de este intelectual judío, pulsa aquí.

Anuncios