Memorias: 25 de abril, martes

abril 25, 2008

Este artículo se inserta dentro del conjunto de recopilaciones que estoy haciendo en torno a los diarios de Viktor Kemplerer. Para leer el artículo anterior pulsa aquí.

(…) Anoche vinieron a casa la señora Schaps y los blumenfeld, anteayer, los Wieghardt, el sábado fuimos nosotros a casa de los Köhler del ferrocarril, y los jóvenes nos acompañaron a casa hacia la una de la madrugada. Por todas partes las mismas conversaciones.

En la TH, ahora quien más peligro corre es Dember, que les fue impuesto por la fuerza por el ministerio Fleissner. Sufre muchísimo. Una circular pedía a todos los no arios que salieran de todas las comisiones y que dejaran de examinar. Dios sabe cómo se podrá llevar eso a la práctica. En nuestra TH son no arios Holldack (por la madre), Kafka (por el padre)… En Kiel los estudiantes han puesto en el índice de obras no alemanas de los profesores que han tenido hasta ahora y que no aceptan. Entre ellos, Kroner, alemán cien por cien, y Otto Kemplerer, físico, el hijo mayor de Georg. Aquí parece que va a suceder algo parecido. El ministro prusiano de Instrucción Pública ha ordenado que se haga lo posible –lo decide el consejo de evaluación- para que los alumnos suspensos que han de repetir curso, si pertenecen al movimiento hitleriano, reciban el aprobado. –Anuncio en la Casa del Estudiante (algo parecido en todas las universidades): “Cuando el judío escribe alemán, miente”, sólo se le permite escribir en hebreo. Los libros judíos en lengua alemana tienen que ser calificados de “traducciones”. –Sólo anoto lo más monstruoso, sólo fragmentos de la demencia en que estamos inmersos todo este tiempo. –Ya se lo he oído decir al joven Köhler, cristiano y nacional de pies a cabeza: nos liberarán los franceses. Y yo creo realmente que vendrán pronto y que serán recibidos por muchos, incluso por “arios”, como libertadores.

En medio de todo esto, en Dölzchen están terminando nuestra cerca, nosotros seguimos con nuestros planes; pero es completamente imposible pensar en llegar a tener una verdadera vivienda, no tenemos ni dinero ni posibilidades de financiación. Realmente no veo salida. También en este punto vamos derechos a la catástrofe. Hemos comprado herramientas de jardín y árboles; hoy vamos a subir a cavar el terreno.

(…) El futuro del movimiento hitleriano depende sin duda alguna de la cuestión judía. No comprendo por qué han dado a ese punto del programa una posición tan central. Los llevará a la catástrofe. Pero probablemente a nosotros también.

Bibliografía:

[1] Quiero dar testiminio hasta el final: diarios 1933-1941; Viktor Kemplerer – Barcelona – Galaxia Gutenberg – 2003.

Para leer el siguiente escrito de este intelectual judío, pulsa aquí.

Anuncios

2 Responses to “Memorias: 25 de abril, martes”

  1. hugo perini Says:

    absolutamente premonitorio el último párrafo carlos…

  2. Carlos Says:

    En ocasiones, entre la narración de los sucesos cotidianos. el libro de Kemplerer tiene fragmentos sorprendentes como este que comentas. Me estoy planteando cambiar mi manera de publicar estos diarios. Pienso que tal vez lo mejor sea utilizar sólo las frases más interesantes para luego hacer un breve comentario de ellas. De momento, me lo estoy pensando.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: