Este artículo se inserta dentro del conjunto de recopilaciones que estoy haciendo en torno a los diarios de Viktor Kemplerer. Para leer el artículo anterior pulsa aquí.

(…) En la calle se dirigió a mí (al cabo de los años) el joven Fleischhauer. Se prepara para entrar definitivamente en la enseñanza, va a casarse, es Deutschnational. Estaba elegantemente vestido de paisano, con su novia. “No se extrañe si me ve alguna vez con uniforme del Stahlhelm pero con brazalete de la cruz gamada. Tengo que hacerlo; y en mi calidad de Stahlhelm soy distinto y mejor que un SA, y del Stahlhelm vendrá la salvación”. (“No de los demócratas: de los Deutschnationale”.)

Bibliografía:

[1] Quiero dar testiminio hasta el final: diarios 1933-1941; Viktor Kemplerer – Barcelona – Galaxia Gutenberg – 2003.

Para leer el siguiente escrito de este intelectual judío, pulsa aquí.

Anuncios

Este artículo se inserta dentro del conjunto de recopilaciones que estoy haciendo en torno a los diarios de Viktor Kemplerer. Para leer el artículo anterior pulsa aquí.

Dember está excedente “hasta nueva orden”. En el tablón de anuncios, un comunicado de la federación de estudiantes –“Un profesor judío falta a su palabra”- lo pone “en la picota del estudiantado” por haber tomado exámenes contra la palabra dada. Él dice que nunca había prometido tal cosa. Lo expulsan porque obtuvo la cátedra a través del ministerio, contra la voluntad del rector y del senado. Kafka, Holldack (50%), en peligro, Gehrig, en su calidad de demócrata, en peligro, Wilbrandt, socialista, se marcha. – A Baeumler le ofrecen en Berlín, adonde se marchó Spranger, una cátedra de pedagogía política. Por otra parte, Annemarie Köhler me dice al teléfono que Georg ha tenido que dejarlo todo. (Con la familia he perdido toda conexión; nadie me escribe).

Mañana, “fiesta del trabajo”. El Stahlhelm bajo las órdenes directas de Hitler, Hugenberg hundido. Tengo la clara impresión de que la catástrofe ya no puede tardar (…)

Bibliografía:

[1] Quiero dar testiminio hasta el final: diarios 1933-1941; Viktor Kemplerer – Barcelona – Galaxia Gutenberg – 2003.

Para leer el siguiente escrito de este intelectual judío, pulsa aquí.